Classicnewcar.us


BMW Motorrad Days 2015, Chris Pfeiffer, wirklich die le

BMW Motorrad Days 2015, Chris Pfeiffer, wirklich die le

Imagine that you’re an early human, trying to make your way in a perilous world. One very useful talent would be reading and reacting to the faces of other early humans—rapidly categorizing them into good and safe, on the one hand, or bad and threatening on the other. This skill would come in handy for everything from selecting mates to identifying friends and enemies.But how do we make these quick judgments? Well, the most obvious rule-of-thumb might be something like this: Is this face familiar or strange? Familiar faces are easy to process and categorize—as a brother or neighbor or member of the tribe. So early on, we came to link familiarity and ease-of-processing with safety and trust and good feelings.Psychological scientists call this “cognitive fluency,” and it’s a powerful bias that still shapes many of our everyday decisions. Unless we deliberately slow down and second-guess our automatic judgments, we are going to prefer what we know to what we don’t.  Our world is not so perilous as it once was, but we still tend to operate by this ancient bias.But there’s a big problem with this view of human decision making. It doesn’t explain attractiveness, or at least not fully. Attractiveness is the modern equivalent of what our ancient ancestors saw as trustworthy and safe, so we would expect any deviation in the faces we actually know to diminish attractiveness. Yet a huge amount of research says the opposite—that in fact average faces are the most attractive. Blends of human traits are far more appealing than faces that are identifiable as individuals.This automatic judgment—beauty equals average—is also a powerful cognitive bias, at least as predictable is the cognitive fluency rule. Indeed, according to psychological scientist Jamin Halberstadt, there is not a single study that has failed to show this effect. So how do humans reconcile these competing impulses in making decisions today?Halberstadt, of the University of Otago in New Zealand, working with colleagues in the US and the Netherlands, has been trying to sort out this cognitive paradox. Why would average faces—more ambiguous, less identifiable faces—be more appealing? One possibility, he thought, is that average faces are more attractive in a large, universal sense, but less attractive at the local level. That it, if we know a unique face from personal experience, then that deviation from the norm is more appealing, because of its familiarity, than a prototype human face. He decided to test this idea with morphed faces.Halberstadt recruited equal numbers of volunteers from New Zealand and the Netherlands. He collected pictures of national (but not international) celebrities—that is, people who were famous in either New Zealand or the Netherlands but not both. He then used morphing software to blend pairs of faces of the same nationality and gender. All the volunteers viewed all the morphed faces and rated their attractiveness.So the New Zealanders were rating morphs of faces they knew from New Zealand TV and sports, plus morphs of totally unfamiliar faces; and the Dutch volunteers were doing the equivalent. After they had rated all of them, they viewed and rated all the original faces, from which the morphed faces had been created. The idea was to see if judgments of attractiveness are universal—and always favor the average face—or  if these judgments vary from locality to locality.The results were unambiguous. As reported in the journal Psychological Science, both Dutch and New Zealand volunteers rated the unknown celebrity morphs as more attractive than the celebrities themselves. That is, they confirmed the “beauty in average” rule-of-thumb. But they also rated the local celebrity morphs as less attractive than the originals. This is the first evidence that, under some circumstances, the average is unattractive, Halberstadt says.So why would the very same faces be more or less attractive to different people, depending on their experience? It must be the potency of the fluency bias, Halberstadt concludes. It appears that a morphed face is a good and easy-to-process example of a universal human “face”—but it is a poor and difficult-to-process example of the original, locally known faces. The ease of processing the prototypical faces boosts positive emotions, and these emotions generalize to make average faces generally appealing.Excerpts from Wray Herbert’s blogs—“We’re Only Human” and “Full Frontal Psychology”—appear regularly in The Huffington Post and elsewhere.Your email address will not be published.In the interest of transparency, we do not accept anonymous comments.Required fields are marked*Findings from a series of studies show that people tend to believe others will come around to their point of view over time, a trend that holds across various contexts and cultures… MoreThe stigma associated with prejudice against women and people of color seems to transfer from one group to another, a series of experiments shows… MorePeople tend to imagine the ‘typical’ welfare recipient as someone who is African American and who is lazier and less competent than someone who doesn’t receive welfare benefits, studies show… More© Association for Psychological Science



No hay productos en su carro de compras.Detalles: Prólogo por Óscar Hahn. Dibujo de portada realizado por Pablo Tauler. Retrato del autor, realizado especialmente por Raimundo Rubio Huidobro. Diseño y diagramación por Felipe Cabrera Almuna.Descripción general: La Colección 33 reúne a siete poetas chilenos vivos, los cuales –a pesar de sus diferencias generacionalesy estéticas– aparecen unidos por el oficio y rigor poéticos. A cada uno de ellos se le encargó seleccionar sus treinta y dos poemas más representativos, además de un poema inédito en una copia adicional de su puño y letra, el cual completa el número que da nombre a la colección.Diálogos del porvenirde Pedro Lastra es el sexto volumen de la colección.Información del autor:Pedro LastraNació en Quillota, Chile, en 1932. Realizó sus estudios en la Escuela Normal de Chillán y en la Universidad de Chile, en cuya facultad de Filosofía y Educación se desempeñó como docente e investigador de literatura chilena entre 1960 y 1972.      Desde 1972 y hasta 1994 fue profesor de literatura hispanoamericana en la Universidad del Estado de Nueva York en Stoony Brook, de la cual fue designado Profesor Emérito en 1995. Es miembro correspondiente de la Academia Chilena de la Lengua desde 1987.      Entre sus publicaciones poéticas se encuentran: Traslado a la mañana (Santiago,1959); Y éramos inmortales (Lima, 1969; Santiago, 1974); Noticias del extranjero (México D.F., 1979 Y 1982; Santiago, 1992 y 1998); Canción del pasajero (Sevilla, 2001) y Obras selectas (Santiago, 2008), el cual además de una extensa antología poética recoge los principales ensayos del autor.  Detalles: Prólogo por Adriana Valdés. Contiene íntegramente su poema Lobos y ovejas (1976). Dibujo de portada realizado por Pablo Tauler. Retrato del autor, realizado especialmente por Raimundo Rubio Huidobro. Diseño y diagramación por Felipe Cabrera Almuna.Descripción general: La Colección 33 reúne a siete poetas chilenos vivos, los cuales –a pesar de sus diferencias generacionales y estéticas– aparecen unidos por el oficio y rigor poéticos. A cada uno de ellos se le encargó seleccionar sus treinta y dos poemas más representativos, además de un poema inédito en una copia adicional de su puño y letra, el cual completa el número que da nombre a la colección.Contraluz de Manuel Silva Acevedo es el cuarto volumen de la colección.Información del autor:Manuel Silva Acevedo (Santiago, 1942) estudió en el Instituto Nacional y la U. de Chile. Pertenece a la promoción de poetas de los ’60. Trabajó en la Editorial Quimantú hasta el golpe militar. En 1972 su poema Lobos y ovejas había obtenido el Premio Trilce cuyo jurado encabezó Enrique Lihn, pero solo se edita privadamente en 1976. Silva permanece en Chile hasta 1978, cuando viaja a Alemania y efectúa lecturas en galerías de arte en Berlín y en la Universidad de Bonn, regresando a Chile en 1979.Durante la dictadura su poemario Lobos y ovejas circula entre la intelectualidad disidente dentro y fuera del país. A partir de entonces su poesía se difunde en numerosas antologías y publicaciones en Hispanoamérica, Europa y Estados Unidos.Su obra recibió el Premio Eduardo Anguita en 1997, entre otros galardones.Ha participado en congresos y encuentros internacionales en Chile, Argentina, Colombia, Cuba, México, Nicaragua y España.Reseñas:Contraluz de Manuel Silva Acevedo por Diego Alfaro Palma. En: http://www.letrasenlinea.cl/?p=1083Vea la entrevista transmitida en TVN: http://www.otroc.cl/?video=2586 Detalles: Prólogo por Floridor Pérez. Dibujo de portada realizado por Pablo Tauler. Retrato del autor, realizado especialmente por Raimundo Rubio Huidobro. Diseño y diagramación por Felipe Cabrera Almuna.Descripción general: La Colección 33 reúne a siete poetas chilenos vivos, los cuales –a pesar de sus diferencias generacionalesy estéticas– aparecen unidos por el oficio y rigor poéticos. A cada uno de ellos se le encargó seleccionar sus treinta y dos poemas más representativos, además de un poema inédito en una copia adicional de su puño y letra, el cual completa el número que da nombre a la colección.Caudal de Rafael Rubio es el cuarto volumen de la colección.Información del autor:Rafael Rubio Barrientos Nació en Santiago en 1975. Licenciado en letras, mención lingüística y literatura hispánica. Magíster en literatura. Doctor en literatura (Pontificia Universidad Católica de Chile). Hijo y nieto de los poetas Armando Rubio y Alberto Rubio.Ha publicado los poemarios Arbolando (1998), Madrugador Tardío (2000) y Luz rabiosa (2007). Premio FEUC de poesía (1996), Mención honrosa en los Juegos literarios Gabriela Mistral (1997), Primer lugar en concurso de poesía joven “Yo no me callo” (1997),  Premio de poesía joven Armando Rubio (2001), Mención honrosa en concurso nacional de poesía Eduardo Anguita (2006), Premio de poesía Pablo Neruda (2008). Caudal (2010), recoge los principales poemas del autor.Ha recibido la beca de la Fundación Pablo Neruda (1994) —dirigido por los poetas Floridor Pérez y Jaime Quezada— y de los talleres de creación literaria José Donoso (Biblioteca nacional, 1997-19998), dirigido por Raúl Zurita.Poemas suyos han aparecido en diversas revistas nacionales e internacionales. Actualmente se desempeña como académico en diferentes universidades chilenas.  Caudal, condensa magistralmente la obra del autor. Detalles: Prólogo por Rafael Rubio. Dibujo de portada realizado por Pablo Tauler. Retrato del autor, realizado especialmente por Raimundo Rubio Huidobro. Diseño y diagramación por Felipe Cabrera Almuna.Descripción general: La Colección 33 reúne a siete poetas chilenos vivos, los cuales –a pesar de sus diferencias generacionalesy estéticas– aparecen unidos por el oficio y rigor poéticos. A cada uno de ellos se le encargó seleccionar sus treinta y dos poemas más representativos, además de un poema inédito en una copia adicional de su puño y letra, el cual completa el número que da nombre a la colección.Poemas sin fronterasde Óscar Hahn es el tercer libro de la serie.Información del autor:Óscar Hahn nació en Iquique en 1938. Después del golpe militar se exilió en Estados Unidos. Es Master of Arts por la Universidad de Iowa y Doctor en Filosofía por la Universidad de Maryland. Entre otros reconocimientos ha obtenido el premio Altazor de Chile, Latino de Nueva York y Casa de América de España. Es miembro correspondiente de la Academia Chilena de la Lengua y Profesor Emérito de la Universidad de Iowa. Sus poemas han sido traducidos a diversos idiomas e incluidos en numerosas antologías nacionales e internacionales. En 2009 sus poesías completas fueron publicadas por la editorial Visor de Madrid. Descripción general: La Colección 33 reúne a siete poetas chilenos vivos, los cuales –a pesar de sus diferencias generacionalesy estéticas– aparecen unidos por el oficio y rigor poéticos. A cada uno de ellos se le encargó seleccionar sus treinta y dos poemas más representativos, además de un poema inédito en una copia adicional de su puño y letra, el cual completa el número que da nombre a la colección.Con lágrimas en los anteOjOs de Floridor Pérez es el primer volumen de la colección.Información del autor: FLORIDOR PÉREZ  (Yates, 1937)Poeta y profesor, une ambas vocaciones en obras como Poema de mío Cid, “imitación verso a verso del texto antiguo” Nascimento, 1977; Antología del poema breve en Chile, Grijalbo, 1998; Poesía chilena del Deporte y los Juegos, Zig Zag, 2003; Gabriela Mistral esencial: poesía, prosa y correspondencia, Alfaguara, 2005 yPablo Neruda esencial,Poesia, prosa, correspondencia y discursos parlamentarios, Alfaguara 2007.(Para sus propias obras de poesía véase el índice del presente libro).  Creación y educación une también como Escritor en Residencia en la Universidad de Concepción (1990) y en  la P. Universidad Católica de Chile (2004); o en sus cursos de Poesía en la Universidad Andrés Bello (1993-2002), Universidad de Chile (2003) y desde 2005 en la Universidad Adolfo Ibáñez, en sus sedes de Santiago y Viña del Mar.   Desde su creación –en 1989– es Director del Taller de Poesía de la Fundación Pablo Neruda.La editorial alemana Vandenhoeck & Ruprecht, tiene en prensa el libroLárico, lúdico, lacónico: la poesía chilena de Floridor Pérez, tesis doctoral para la Universidad de  Göttingen, de su  traductora Friederike vonCriegern.Descripción técnica: Tamaño: 25.8 por 16.8. Páginas: 96. Peso: 350 gramos.Prensa: Detalles: La portada tiene un dibujo realizado por Pablo Tauler. En el interior se incorpora un retrato del autor, el cual fue especialmente confeccionado por Raimundo Rubio Huidobro. Diseño y diagramación por Felipe Cabrera Almuna.Prensa:-“Siete poetas chilenos lanzan sus grandes hits”, por Jazmín Lolas. Viernes 14 de mayo, Las Últimas Noticias.





#Contact US #Terms of Use #Privacy Policy #Earnings Disclaimer